vinema

Los videojuegos y el cine: parientes en fusión

Desde el concepto de dos paralelas que se devuelven mutuamente un punto hasta una pantalla de televisión dividida en cuatro que aglutina a los jóvenes, los videojuegos han motivado desde sus inicios la desconfianza de los padres y los latigazos  de los críticos. “¿Vas a estar todo el día frente a la pantalla?” o “¿No estás grande ya para jugar jueguitos?” son preguntas que resultan familiares a cualquier persona que hoy tenga menos de treinta años. Pero por más adictivos que los videojuegos puedan ser, la adicción que generan no se aleja de la generada  por un libro de misterio o una serie de películas como “Star Wars”. Este tipo de entretenimiento fue considerado en sus inicios como destinado al fracaso, una simple atracción pasajera, y la cuestión de si los videojuegos son un arte genera controversia entre la crítica hasta nuestros días. Pero si nos detenemos a pensar, la industria de los juegos de video conoció una evolución muy similar a la de la industria cinematográfica. Star_Wars_Celebration_IV_-_Lucasarts_video_games_booth_(4878878508)¿Quién pondría hoy en duda el que el cine sea un arte? Pero por más obvio que nos parezca la respuesta a tal cuestión, en sus inicios el cine despertó las mismas dudas que aun hoy generan los videojuegos. Ambas industrias nacieron de una unión entre los avances tecnológicos y las mentes creativas, y si el cine se transformó en el “Palacio de los sueños”, los videojuegos se han transformado en el “Universo interactivo de todo sueño imaginable”. La magia primero del cine y luego de los videojuegos reside en su poder de encarnación de aquello que habita en el imaginario de cada ser humano. La pantalla nos devuelve un espacio nuevo, extraño, formado por cosas familiares algunas, otras completamente insólitas. Al jugar un juego o ver una película estamos estamos atravesando, al igual que Alicia, el espejo qu
2book4e nos conduce a la eternidad que se extiende detrás de nuestros ojos. En su libro “El surrealismo en el cine”, Ado Kirou considera que la sociedad contemporánea ha reducido la totalidad de lo real a un manojo de apariencias sensibles que amarran a las personas dentro de una rutina desprovista de sorpresas.El cine vendría, según Kirou, a rescatar el mundo de los sueños llevándolos a un primer plano y convirtiéndolos en una realidad colectiva. Edgar Morin por su parte hace hincapié en la importancia de la subjetividad del espectador para que esta magia sea efectiva, ya que éste no es ajeno a lo que se representa en pantalla, sino que el cine implica al espectador, lo compromete con el mundo que la pantalla representa. Esta participación del espectador dentro del hechizo de la ilusión se hace aun más patente en los videojuegos: mientras que el espectador grita al protagonista de una película “¡salí de ahí!” sin éxito alguno, al jugador le basta simplemente tratar de abrir la puerta de la habitación, ya que es él mismo el protagonista de la historia. 24867790474_b2184e01b0_bLa aparición reciente de la realidad virtual es el último paso que faltaba para que el cine se fusione con este universo interactivo, y creo que nadie puede prever hacia donde nos llevará este fenómeno. Tradicionalmente, Shigeru Miyamoto, creador de Super Mario y Zelda, consideraba que a diferencia del cine, en el mundo de los videojuegos el director es el propio jugador, y que es ahí donde reside la magia de este sector. Es por esta razón que históricamente en los juegos de Nintendo el protagonista carece de líneas de diálogo en el guión de la historia, ya que es uno mismo el que debería de encarnar al personaje. En palabras de Miyamoto, la gran diferencia que existe entre el mundo del cine y el de los videojuegos es que el primero de los mundos es pasivo y el segundo interactivo. 5822119923_aeea82a50f_bHoy el propio Miyamoto cambió su opinión acerca de la vinculación entre el cine y los videojuegos: considerando que ambos eran mundos completamente separados y de experiencias incompatibles, el año pasado ha dado la vista buena a la idea de que Nintendo se enfoque en la producción de películas sobre sus principales franquicias. 

mario_odyssey_review_screen_2.jpg

 

 

 

Una industria que apunta a las estrellas

Hace diez años, el decidir dedicarse al desarrollo de videojuegos era un sueño que llevaba a un sendero empinado y escarpado. El sólo escuchar tal idea de parte de un hijo que quita la adolescencia significaba suspiros y ojos dirigidos al cielo de parte de los padres. Aquellas mentes que le dedicaron su corazón a este emprendimiento tan novedoso  y que supieron ver en unos pocos píxeles y melodías programadas un nuevo arte prometedor, debieron pasar por muchos sacrificios e intentos fallidos para permitir la siembra de la semilla que nos permite hoy jugar un juego de la escala de un “Heavy Rain” o “Life is strange”.

max-caulfield-life-is-strange.jpg

Mentes creativas y corazones de niño. Mentes como Shigeru Miyamoto, Masahiro Sakurai o Satoru Iwata nos recuerdan a pioneros de la industria cinematográfica como Georges Méliès. Con pocas herramientas y una fe de oro estos artistas proyectaron en píxeles lo que tenía para decir su pasión. Con una tecnología que permite una facilidad cada vez mayor al momento de llevar una idea a ser producida en un juego, hoy la industria de los juegos burló a todas aquellas críticas negativas que veían la extinción próxima de la representación pixelada de la realidad. Hoy la industria abarca profesiones que incluyen tanto a las artes como a las ciencias, y cuando digo “artes” me refiero a todas las artes, desde la música hasta el dibujo y la actuación. En este sentido la industria de los videojuegos ofrece un abanico de oportunidades laborales similar al perteneciente a la industria del cine, incluso me atrevo a decir que es más amplio.

5822675610_b017500d0b_b

Para la realización de un juego se necesitan figuras clásicas del mundo cinematográfico como ser la figura del director de arte o del jefe de producción, así como también animadores, desarrolladores, programadores, y dibujantes. En este proceso creativo no participan entonces sólo personalidades adheridas al universo computacional, sino también personalidades más humanísticas que se dedican por ejemplo a la escritura de guiones o a las actividades de marketing de las empresas. Dos factores que han sido esenciales en el impulso que han conocido estos emprendimientos han sido la aparición de los teléfonos celulares inteligentes, por un lado, y la aparición de desarrolladores independientes de videojuegos que abastecen el mercado de esta nueva experiencia de juegos portátiles. El primer juego independiente para celular en volverse famoso fue el “Angry Birds”, y desde allí el catálogo de juegos descargables ha aumentado considerablemente. 

sw_ripley_alien-316174794582_a2fe2675ab_b

No todos poseen la visión de Shigeru Miyamoto de los videojuegos como algo separado del mundo cinematográfico y encargado de cumplir funciones de entretenimiento despegadas de la gran pantalla. Muchos desarrolladores apuntan desde hace mucho tiempo a trasladar las grandes franquicias del cine a la experiencia de la interacción virtual. Desde las épocas del NES y el SNES, sagas de películas como “Alien” o “Star Wars” son construidas pixel a pixel para que el espectador pueda verse inmerso en esos mundos y transformarse en el protagonista que siempre quiso ser. Hoy la capacidad gráfica de muchos juegos hace que sea difícil distinguir una filmación de una animación y los videojuegos ya forman parte de la cultura popular como lo hacen el cine, la literatura y los cómics. 3587597615_f366ef8db7_bEsta industria novedosa ha tomado a lo largo de su evolución muchos elementos de la estética cinematográfica que hacen intervenir las angulaciones de la cámara, los niveles de iluminación y los valores de plano. El primer juego de Mario en tres dimensiones, el “Super Mario 64”, trajo a los videojuegos la posibilidad de que el jugador pueda mover la cámara con libertad, transformándose él mismo en el cineasta de su propia película interactiva; el juego “Metroid” instaló la primer heroína de los videojuegos basándose en el personaje de”Ripley” de la película de “Alien: el octavo pasajero” de Ridley Scott, y el primer juego de “Star Fox” llevó las batallas intergalácticas de “Star Wars” al mando del Super Nintendo. hqdefaultPor otro lado,  juegos de misterio, suspenso o terror como “Silent Hill” o “Resident Evil” se han inspirado en los espacios expresionistas de Tim Burton o en las situaciones pesadillescas de George Romero.  Pero en un mundo en el cual las narrativas transmedia se hacen cada vez más patentes, no son sólo los videojuegos quienes toman prestados conceptos e historias del mundo del cine, sino que también la industria cinematográfica se ve inspirada en juegos de renombre para producir películas tales como “Resident Evil”, “Tomb Raider”, o la más reciente “Assassin’s Creed”.

5764620971_7fd7214cf3_bassassin__039_s_creed_victory-3444763

Un factor que hace al atractivo de los videojuegos por sobre el del cine es el de la cantidad de contenido, característica que comparte con la literatura y los cómics. Durante el tiempo que dura la experiencia de completar un juego, uno logra vincularse profundamente con los personajes, con sus personalidades y con todo ese mundo paralelo que el jugador poco a poco comienza a habitar. En este sentido, un videojuego se encuentra mucho más cercano a una serie de televisión que a una película de la gran pantalla, y en una época en la cual las series y las plataformas de streaming están en boga, no es de extrañarse que los videojuegos también lo estén.

30496676565_8ee9549273_b

Nadie puede asegurar a ciencia cierta cuál será el futuro de los videojuegos, por más que el crecimiento exponencial de su industria sea evidente. Quizás la industria cinematográfica termine fusionándose con la industria de los videojuegos,  y las salas de cine se transformen en grandes palacios de sueños interactivos en los que cada espectador estaría sumergido en su propio mundo con un casco de realidad virtual en la cabeza; quizás ambas industrias tomen caminos separados y paralelos sin entrar en competencia. Pero es un hecho que hoy en día ya existen ceremonias de premiación para los mejores juegos del año, los “Game Awards“, muy similares (pero más alocadas) a las ceremonias de los premios Óscar. d1Hoy los prejuicios en contra de los juegos de video se encuentran en el ocaso de su existencia, y muchos de las generaciones que hoy son padres crecieron siendo jugadores y les transmitieron sus conocimientos a sus hijos. La tendencia actual de los videojuegos es a expandirse a todas las capas de la sociedad, tal y como lo hizo el cine en sus momentos. Actualmente, las personas que se creían ajenas a este mundo de interacción virtual de repente se ven inmersas en él a través de un juego que les llegó a través de las redes sociales o una aplicación de celular. Los videojuegos son hoy considerados por muchos un deporte, tal como el ajedrez, y se han creado incluso secciones en los canales de deportes destinadas a este tipo de competiciones. Insólitamente, hasta los errores de programación de un juego (lo que se conoce como “glitches”) son utilizados como herramientas en competencias especiales.

Games2uinterior

De a poco el mercado comprende la potencialidad que se escondía detrás de la primera “Leyenda de Zelda” o el primer “Earthbound”: un mundo que incluye literatura, música y reflexiones de calidad en el cual cualquiera puede sumergirse y enriquecerse en una experiencia interactiva. El propio diseñador de “Earthbound”, Shigesato Itoi, es a su vez redactor y ensayista, y la filosofía de sus ensayos sobre espiritualidad es la misma que aparece reflejada en sus juegos. Los padres del futuro, creo yo, no verán más con desconfianza a sus hijos cuando les digan que quieren ser desarrolladores de videojuegos, sino que los mirarán a los ojos y dirán: “Buen camino”.

Game Awards 2017

Bruno Gariazzo

 

 

28527470335_611ceb1ba1_b.jpg

En un mundo en el cual los videojuegos han evolucionado y evolucionarán hasta casi fusionarse con nuestra experiencia de lo real, los lanzamientos de las consolas clásicas de Nintendo, la Nintendo Entertainment System (abreviado “NES”) en el 2016 y la Super Nintendo Entertainment System (abreviado “SNES”) en setiembre de 2017, parecen una pérdida de tiempo para algunos, un interés cegado por la nostalgia para otros. La NES fue de las primeras consolas domésticas, aquellas que trajeron  los videojuegos a cada familia en el hogar, así que, para quién fue dueño de una NES hacia finales de los ochenta, la nostalgia activará directamente el lagrimal con el nuevo lanzamiento de esta consola (ahora en miniatura) que incluirá 30 de los juegos más emblemáticos. No se trata exactamente de la misma consola, ya que tanto la NES mini como la SNES mini tendrán la opción de jugar tanto con la resolución original de su época como con las más altas resoluciones de imagen actuales. Pero estos juegos no poseen un valor únicamente histórico, “de colección”. Nintendo_Classic_Mini_Super_Nintendo_Entertainment_System Estos juegos tenían la cualidad de hacer con pocos recursos algo creativo y desafiante. Como dije, los juegos contemporáneos intentan imitar la realidad ambicionando fusionarse con la misma (un proceso que también vivió históricamente el cine), pero muchas veces olvidan lo que hace su carácter de “juego”, es decir una experiencia que pone a prueba nuestra competencia en determinada materia a la vez que nos entretiene. Aunque en apariencia más “sencillos” que los ambiciosos “juegos” de hoy en día, éstos primerizos significaron todo un desafío para programadores y diseñadores que no sólo eran pioneros en este arte, sino que para realizar el trabajo que amaban debieron abandonar el camino de la seguridad económica.  Y no resultaron sólo un desafío para los creadores, sino también para los usuarios. 25404824051_683ced852d_bSi hacen a un “gamer” moderno jugar un “Megaman” o un “Donkey Kong”, el mismo se verá rápidamente inmerso en la frustración de las sucesivas derrotas. Desde sus orígenes como empresa productora de entretenimiento, Nintendo siempre ha apostado a la creatividad a la hora de innovar sobre nuevas formas de jugar. La misma filosofía que aplicaba a comienzos del siglo XX para la confección de juguetes ingeniosos nunca antes vistos la aplicó luego a sus juegos y consolas al meterse de lleno en el mundo de los videojuegos. 640px-Opening_Zelda_Game_in_1986 En apariencia quizás todos los juegos de Mario se parezcan, pero el concepto detrás del entretenimiento nunca es el mismo. Koichi Hayashida, al ser entrevistado sobre la dirección de los últimos juegos en tres dimensiones de Mario,  explica que para el desarrollo de estos juegos ha solido aplicar la estructura en cuatro partes de la poesía china, denominada  kishōtenketsu y caracterizada por la presencia de un giro de tuerca inesperado antes de la conclusión. Así una misma idea simple puede adquirir nuevas formas que sorprenden por su carácter imprevisto. Es esto mismo lo que caracterizaba a los juegos que fueron revividos con los lanzamientos de estas consolas de atractivo “retro”. Se trata de una misma filosofía de producción traspasada de generación en generación y caracterizada por lo que Gunpei Yokoi (jefe creativo de Nintendo durante mucho tiempo) denominaba “pensamiento lateral“. Esta filosofía consiste en restringir los recursos al máximo al momento de crear un nuevo producto para obligar al pensamiento a adoptar caminos alternativos de producción que permitan maximizar la creatividad dentro de los límites establecidos.

NintendoStack

El origen de los videojuegos caseros tiene valor también como objeto estético. En la dificultad que significaba el lograr representar todo un mundo con la cantidad de píxeles que permitían los 8 bits de memoria, el diseñador debía llevar su creatividad al máximo para generar una experiencia original en la cual el jugador pudiera verse inmerso.  Esto no sólo se aplica a la imagen, sino también al sonido. Las músicas que se compusieron para estos juegos (con arduo trabajo ya que la única forma de guardar música con una capacidad de 8 bit era programar cada sonido uno a uno) son recordadas por todas las generaciones por su originalidad y capacidad de ser pegadizas. Cualquiera que haya jugado a una SNES podrá recordar como los efectos de sonido de las acciones que tienen lugar en los juegos se entrelazaban con la música en 16 bits, como si cada salto, cada disparo o cada voz sintetizada actuaran como un instrumento midi más de la composición musical. S-SMP_01La constante preocupación de Nintendo por el sonido de sus juegos llevó a la compañía a establecer una alianza a finales de los años ochenta con la empresa de elctrónica Sony para desarrollar el chip de audio de la SNES. Aunque esta alianza no duró demasiado, el chip de audio desarrollado por Sony y la creatividad de los músicos de Nintendo sembraron las melodías que hoy llevamos muchos impregnadas en el inconsciente.   Hoy, cuando componer música para juegos o para películas implica el mismo trabajo de grabación en estudio, pocos juegos poseen una música memorable porque pocos desarrolladores consideran de real importancia la música de un juego.

14040350925_916277b3d5_b

Pero esta filosofía de buscar explotar al máximo los mínimos recursos no sólo es atesorada por empresas como Nintendo. El mercado de los juegos se ha abierto a la producción independiente de videojuegos gracias a Internet, dando origen a lo que se conoce como “Indie Games”. Al haber tenido el valor de lanzarse al agua y trabajar desde la comodidad de su hogar, y al no estar atados a ninguna empresa que condicione su trabajo, estos desarrolladores pueden dar rienda suelta a su creatividad en una libertad y osadía muy similar a la que podíamos encontrar en los primeros desarrolladores para juegos de NES en los años ochenta. Su principal motivación no es el beneficio económico que obtendrán con su producto, sino el amor y orgullo que les inspira el crearlo. En estos juegos “indie” podemos ver también la misma originalidad y dedicación en las músicas utilizadas para ambientar los mínimos píxeles necesarios para brindar una experiencia desafiante. 15390382808_382f891d83_b Tanto estos desarrolladores independientes de videojuegos como los veteranos que vuelven a sacar al mercado (como si de un eslabón perdido se tratara) su creación de hace treinta años, comprenden que lo que da valor a un videojuego es su capacidad de desafiar al jugador, de entretenerlo y de hundirlo en experiencias que juegan creativamente con la realidad. El creador de Mario y del primer juego de arcade de Donkey Kong, Shigeru Miyamoto, se muestra preocupado por la tendencia actual de los videojuegos a centrarse en impactantes cinemáticas y a inclinarse hacia el mundo del cine y considera que lo más importante en un juego debe de ser la experiencia del jugador al verse inmerso en un mundo del que nunca antes tuvo experiencia semejante. Miyamoto hace entonces hincapié en la importancia de ser creativos al momento de generar nuevas experiencias para el jugador, experiencias que transformen los ojos atrofiados de un adulto en los ojos siempre preparados para sorprenderse propios de un niño. 14905301110_a71bbcb2d9_b El  desafío creativo que caracteriza al desarrollo de los juegos de finales de los años ochenta como a los actuales juegos indie, es entonces el mismo desafío que representan estos juegos para los jugadores al momento de interactuar por primera vez con los mismos. Son juegos cuyo valor no está en lo impactante de sus animaciones y texturas gráficas ni en lo demoledora que pueda resultar la acción que en la pantalla se lleve a cabo. Lo importante en estos juegos es la innovación al momento de jugar, la creatividad al momento de generar una experiencia nueva en el jugador. star-fix-snesLa mayoría de los juegos que hoy están en boga (al igual que sucede en el cine con los efectos especiales de las películas de acción) apuestan todos los recursos a golpear la sensibilidad del jugador con animaciones cada vez más cercanas a la experiencia sensible de lo real, pero si nos centramos en la jugabilidad y nos olvidamos de los fuegos de artificio, nos encontramos con el mismo juego que vimos miles de veces, la misma forma de jugar, el mismo entretenimiento. Incluso durante muchas cinemáticas lo único que debe hacer el jugador es apretar un botón; cumplida esta ardua tarea, el jugador debería de complementar su satisfacción al jugar con lo mismo que podría brindarle el cine.

Ambas consolas, La SNES mini y la NES mini, utilizan prácticamente el mismo hardware, y lo que hace más interesantes a estas pequeñas recreaciones del pasado son sus softwares que buscan emular los componentes que originalmente constituían a sus antecesores, como ser el chip Super FX que permitía mejoras gráficas en juegos como el Star Fox o el Yoshi’s Island, o el ya mencionado chip de audio desarrollado por Sony para la SNES. Estos esfuerzos por recrear en mayor calidad el espíritu de una época nos recuerda a los esfuerzos de digitalización y remasterización de los clásicos del cine como “Casablanca” o “El ciudadano Kane”. No se trata sólo entonces de traer de nuevo lo “viejo”, sino de mantener vivos los mojones de la historia de un arte; de conservar aquellas creaciones que son de importancia para la memoria de una cultura.

Bruno Gariazzo